sábado, 5 de marzo de 2011

El baile de carnaval

2 de octubre
Ayer fue un día muy ajetreado y al llegar al hotel me di cuenta que debería tomarme en serio lo de ir a vivir con Nívea y Carmen, me sentí como si estuviese de viaje y realmente ahora ya llega el momento de asentarme.
Oliver, el portero que por las tardes está en recepción se debió de dar cuenta de mi estado y me colocó unas flores en la mesa para la cena, es muy amable, además conoce a todo el mundo y me presenta a personajes muy interesantes para mi trabajo, ¡quien me lo iba a decir!
Carmen se fue de viaje a Paris, tiene que hacer un reportaje sobre los desfiles de moda en la Ciudad de la Luz, me dijo que alguna vez podría ir con ella y casi salto de alegría.
Nívea estos días está muy ocupada, debe de organizar los cuadrantes de las vacaciones de navidad y supervisar la maquetación de la revista navideña. Me parece imposible que alguien tenga tanta capacidad de trabajo, es estupenda.
Mañana tengo una reunión con los directivos de unas empresas de transporte, debo hacer un reportaje sobre nuevas formas de viajar.
Estoy cansada, me voy a la cama.
            10 de octubre
Mamá y Roy vinieron a verme, estuvieron dos días conmigo y mamá conoció a mis compañeras, le gustaron mucho y se quedó más tranquila. Fuimos con Roy al teatro y se lo pasó de maravilla, decía que quería ser actor.
El reportaje se publicó hoy, los jefes me dieron la enhorabuena, estoy muy contenta.
Hablé con Susan, la echo de menos, pero sé que ella está bien y es feliz ¿Qué más se puede pedir?
            25 de octubre
Hoy papá me dio una sorpresa y al salir del trabajo estaba esperándome, comimos juntos y hablamos de muchas cosas. Está preocupado por la abuela, parece que no se encuentra muy bien. Tengo ganas de ir a casa a verlos a todos.
Encontramos una casa que vamos a alquilar, esto si promete ser una aventura.
            1 de noviembre
Estamos ya en la casa, Oliver  se alegró mucho por mí y yo prometí ir a visitarle.
La casa es grande pero nada acogedora, debemos de hacer alguna reforma decorativa y para eso está la experta de Carmen, nos lo pasamos genial viéndola dibujar escenas de las habitaciones.
Carmen se fue a España para estar con su familia, quería llevar flores a la tumba de su padre, es huérfana desde que tenía quince años. Su madre estuvo la semana pasada aquí  y nos divertimos mucho con ella. ¡Hizo una tortilla española para chuparse los dedos!
            1 de diciembre
La gripe me tuvo atada a la cama. Vinieron papá y mamá ¡cómo se lo agradecí! Me cuidaron mucho y enseguida pude volver a l trabajo. Ahora estoy muy ocupada conociendo gente y haciéndome un hueco, es muy difícil.
            12 de diciembre
¡FIESTA EN LA EMBAJADA ITALIANA! Hoy llegó a la redacción la invitación para la fiesta de mascaras que la Embajada Italiana va a celebrar y estoy invitada.  Somos seis los invitados del periódico, por supuesto también Carmen y Nívea. Mañana pensaré en el vestido….! Qué emoción!
            14 de diciembre
Carmen es sorprendente, al llegar a casa me encuentro en la habitación una gran caja envuelta con papel de una tienda  de Venecia, y ¿sabes lo que era? Un vestido con todos los complementos para el baile del sábado. Me lo probé y estoy guapísima. Soy feliz.




jueves, 3 de marzo de 2011

La Decisión de Karen

Capitulo 1
            30 de septiembre.
Sé que me había hecho el firme propósito de escribir, pero los acontecimientos se precipitaron y ya pasó un mes desde que comencé este diario.
Estoy en Londres, comenzando una nueva vida, y echando tanto de menos a los míos que la niebla que me envuelve me aísla produciéndome dolor.
El Sr. Dobson, mi jefe, me llamó al día siguiente y me pidió que acelerase la decisión, urgía cubrir una vacante en Londres y yo daba el perfil que estaban buscando, en cinco días debía ponerme en viaje.
-“Pero, Sr. Dobson, aun no he dicho nada a mi familia, ni a mis amigos”
-“Me lo imagino, Srta. Karen, pero esta oportunidad es única y usted es la persona que llevamos tiempo buscando, seguro todos los que la quieren entenderán su marcha. Tenga la absoluta certeza que estará protegida en todo momento, y si sus expectativas no se cumpliesen  sería bienvenida de nuevo, las condiciones son inmejorables y su carrera  profesional despegará con absoluta garantía de éxito”
-“Sr. Dobson, deme dos días de licencia, debo de arreglar unos asuntos y para el próximo lunes podré comenzar en mi nuevo destino.”
El tiempo comenzó a correr tan deprisa que la ansiedad se apoderó de todo mí ser, ¿cómo decirlo en casa? Necesitaba ayuda  y nadie mejor que mi amiga del alma Susan para apoyarme. (http://tomasysusan.blogspot.com/)
Decirle a Susan que me iba  supuso  sufrimiento y alivio a la vez, ella me conoce mejor que nadie y sabe cuáles son mis aspiraciones, además me prometió visitarme y escribirme todas las semanas.
Creí  que mamá lo iba a tomar peor: “querida Karen para que hagas tu vida te hemos preparado tu padre y yo, solo queremos lo mejor para ti y eso es que seas feliz, siempre vamos a estar a tu lado y no dudes nunca que hagas lo que hagas nuestro amor es infinito”
Papá entendió lo que suponía para mi profesión esta decisión y me dijo “no vas a gustar a todo el mundo, Karen, tenlo en cuenta, pues es necesario que sepas aceptar las criticas y sobre todo que seas honesta contigo misma”
Ahora ya pasó todo, las despedidas fueron tan apuradas que no dio tiempo a que se tornasen tristes, pero yo me siento un poco perdida.
Aquí estaban esperándome y, como me prometió el Sr. Dobson, el acogimiento fue muy bueno. Creo que voy a ser afortunada, de momento estoy en un hotel, pero mis compañeras (Carmen, una joven española y Nívea una mujer chilena) quieren que alquilemos una casa entre las tres. Puede ser buena idea. Lo pensaré mañana.
Prometo seguir volcando en este diario mi vida, creo que puede ser una gran ayuda. De momento me hace compañía y no me siento tan sola.


      

martes, 1 de marzo de 2011

La Cuna

La casa de la bisabuela se caía y era necesario hacer obra, desde el tejado hasta el suelo, incluso había que derribar algunas paredes, pero lo primero era desalojarla, dejarla vacía, recoger lo que servía y tirar lo inútil.
El primer día, hacía sol, llevamos comida y nos pusimos con toda la calma del mundo a abrir armarios, empaquetar sábanas, colchas, mantas, mantelerías, copas, vasos, cubiertos y miles de utensilios que aparecían como escondidos en uno u otro armario. Lo pasamos muy bien y nos reímos mucho pero no avanzábamos así que hubo que imponer un ritmo más rápido.  Estuvimos durante una semana desalojando y embalando.
La polilla se había instalado en la vivienda y todo lo que era de madera había que cambiarlo, las necesidades para habilitar la casa eran cada vez mayores y el esfuerzo iba a ser grande.
En el desván dormían baúles con ropa y en una esquina apoyada sobre una columna estaba la cuna que nos había mecido a nosotras y a nuestros primos. Todos dormimos en ella alguna vez, todos utilizamos el mismo faldón, y todos nos recostamos sobre los mismos cojines primorosamente bordados con el gusto exquisito de nuestra abuela. Recordaremos siempre la cuna con algún bebé en ella hasta que, ya mayores, se quedó arrinconada en el desván.
La cuna llegó desde Argentina cuando iba a nacer nuestra madre, un tío suyo, Celestino, un indiano, que fue en busca de fortuna, al saber que su hermana estaba embarazada mandó la cuna que llegó  apenas unas horas antes que la criatura, la abuela siempre lo recordaba con especial cariño. El hermano escribía cartas que se recibían  puntualmente contando sus andanzas y sus esperanzas hasta que una enfermedad se lo llevó en apenas dos semanas, dejando en aquel país una familia recién formada con el corazón destrozado y aquí una madre y unas hermanas que nunca pudieron sobreponerse a la pena.
El trabajo en la casa va avanzando y nosotras restauramos  todo lo posible, la cuna está inservible y con gran dolor la tuvimos que tirar.
Esta que “tuneamos” se parece muy poco a aquella, esperamos que os guste.






domingo, 27 de febrero de 2011

Presentación de Karen

Karen llego a nuestra vida como un torbellino, no contábamos con ella pero se hizo presente y necesaria.
Hoy os la presentamos como el feliz alumbramiento de una idea, es la suma de lo que querríamos ser, lo que no querríamos, lo mejor y lo peor,   el resultado de la imaginación que dejamos correr tomando un café con nuestras amigas y el conjunto de ideas que de allí salieron, es poner en un personaje la vida que hubiésemos podido tener en otra época, la nos hubiese gustado tener o la que aborreceríamos, lo que podríamos ser y lo que no. Es pura fantasía.
Y con esta ideología, sabiendo de antemano que todo es ficción, Karen llega como un soplo de aire fresco, a vivir, como en los comic, la vida que le vamos a proporcionar, la que queremos vivir con ella y la que ella va a ir construyendo, porque si de algo estamos seguras es de que Karen va a tener vida propia, y, al igual que los hijos, va  a vivir su vida.
La historia de Karen la viviremos a través de su diario.
Con todo nuestro cariño esperamos compartir esta aventura a la que estáis invitados. Esperamos os guste.
Violeta y Victoria.


Hoy, al salir del trabajo, sentí la necesidad de tomarme un respiro y llamé al balneario, tenían hora ¡qué bien!, en media hora podían atenderme y yo dejaría allí las preocupaciones del día.
Después de caminar por las piedras húmedas envuelta en arcilla y mientras me dejaba “amasar” por las expertas manos de Mariola, todo amabilidad y cariño, me di cuenta que mi vida se precipita hacia cambios que no sé si podré controlar, acabo de tomar una decisión: escribiré un diario y así podré reflexionar sobre los próximos acontecimientos dedicando un tiempo todos los días a la meditación.
Y ahora mismo empiezo.
25 de agosto.-
La imagen que me devolvió el espejo no es la de una niña despreocupada, consentida y mimosa, es la de una mujer y, por primera vez, me doy cuenta.
Hace ya dos años que trabajo en el mismo periódico, cubriendo noticias de alcance local, pero hoy el director me ha llamado para ofrecerme un nuevo puesto de trabajo, pasaré a formar parte de un grupo de reporteros vinculados a temas económicos y de medio ambiente. Debo dar la contestación en una semana, sé que es mi oportunidad, con mayúsculas, pero eso supone marcharme de mi casa, dejar familia y amigos…creo que debo de prepararme para ello, porque sé que es lo que toda la vida quise hacer.
En cuanto a Paul, hace ya más de dos meses que no tengo noticias suyas, se fue casi sin despedirse y me dejó  desolada...ahora ya estoy bien y todo gracias a mis amigas que tanto me apoyan. No sé si lo superaré del todo algún día.
Debo de pensar en todo esto, ¿cómo se lo tomará mamá y papá? , yo nunca me separé de mi hermanito Ray, le echaré muchísimo de menos. Y mis amigas, mis compañeras…cuánto dolor y cuanta ilusión a la vez…Uf! Mañana lo pensaré.