domingo, 6 de marzo de 2011

Las fotos de los primos

A pesar de vivir en Oviedo los recuerdos de la infancia siempre tienen el paisaje de la aldea como fondo, es curioso como los momentos vividos en nuestros primeros años se conservan intactos en nuestra memoria y nos hacen sonreír al volver la vista atrás.
Aquel verano de 1974 estábamos buena parte de los primos en casa de la abuela, los mayores se habían ido a celebrar la boda de un amigo del pueblo a Sevilla, y nos habían dejado al cargo de güelita y de la tía Soledad. Estábamos disfrutando de la experiencia: la güeli  y Sole  jugaban con nosotras y los bizcochos se horneaban en fuentes muy pequeñas para que cada  uno hiciese el suyo, por las tardes hacíamos excursiones (a recoger avellanas, a buscar flores, a nadar al rio…), no echábamos nada de menos a los papis, que en menos de una semana ya estaban de vuelta.
El tío Gera,  un aficionado a la tecnología, vino con una cámara de fotos Kodak Pocket Instamatic 60, y nos colocó a todos de modelos para hacernos fotos. ¡Lo que nos reímos  aquella tarde! Marta no quería lavarse la cara porque decía que ella era una troglodita y el barro la protegía, Alba no paraba quieta y provocaba con sus gestos las risas de los demás, Felipe estaba tan serio que parecía enfadado (no quería reírse porque le faltaban dos dientes), Violeta nos peinaba a todas, pero con tanto movimiento de “colócate aquí, colócate allí” ”ponte así, ponte asá” las coletas se deshacían y los lazos nos caían. Victoria, la más presumida, disfrutaba de la sesión fotográfica más que ninguna.
El tío Gera reveló las fotos y nos dio copias a todos, ahora las tenemos en nuestras casas y son un testimonio de nuestro pasado. Todos las conservamos y muchas veces nos reímos como aquel día añorando la inocencia que fuimos dejando por al camino.
Estas muñecas son las modelos que hoy plagian aquel momento. Esperamos que os gusten.









9 comentarios:

  1. Encantador tu relato, debió de ser una época maravillosa y una familia ideal, de la que hoy pocas quedan....Las muñecas son exactas a vosotras, preciosas. Besitos Sionchi.

    ResponderEliminar
  2. En la infancia nada molesta, y los recuerdos forman parte para siempre de nuestras vidas
    un relato precioso.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Que bonitos recuerdos¡¡¡y que preciosas las muñecas¡¡¡¡Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Maravillosa infancia y bonitos recuerdos!
    Las muñecas muy bonitas.
    Besines

    ResponderEliminar
  5. ¡Que blog tan original!. Iré visitando tu blog con tranquilidad para poder disfrutar poco a poco de tus relatos. Un saludo, Eva

    ResponderEliminar
  6. Hola chicas teneis unas minis super especiales,me encantan.Os ionvito a participar en el sorteo de plantas de exteriror que estoy haciendo en mi blog,un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Ya tenéis familia numerosa, como mínimo. Son todos preciosos. Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola
    aqui me teneis como nueva seguidora
    me ha hecho mucha ilusion vuestra visita a mi mesa y queria agradeceroslo asi como el detalle que habeis tenido conmigo
    en cuanto tenga un ratito me empapare de vuestro blog que es una pasada
    un beso y muchas gracias

    ResponderEliminar
  9. Soy nueva seguidora y tengo mucha curiosidad en la transformación, yo tengo varias muñequitas de esas, y el principal problema es que lo tienen todo pegado con pegamento, le quitas el adorno de la cabeza y se les va medio pelo, luego el vestidito no se si le confeccionais entero y se lo poneis o lo haceis por partes y algunas se las pegais, podríais darme alguna idea.

    Gracias

    ResponderEliminar